Posicionamiento sobre la desición de construir la presa El Zapotillo

Ante la decisión de las y los habitantes de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, que autorizan la cortina a 80 metros de la presa El Zapotillo exigimos que:

1) Se cumpla con la construcción de un vertedor que evite el crecimiento del nivel de agua a más de 42 metros.

2) La reparación del daño a las y los habitantes afectados y la realización de obras que mejoren las condiciones de vida de las tres comunidades.

3) La transparencia en la operación de recursos y convocatorias a las empresas que realizarán los trabajos en la presa.

4) Buscar una solución integral y a largo plazo para el manejo del agua potable en la ZMG y estado de Jalisco. 

En Hagamos tenemos el convencimiento de la urgente necesidad de reducir las desigualdades en los servicios públicos para todas las comunidades, ya que mejores condiciones de vida permiten un progreso social.

ATENTAMENTE

HAGAMOS

La Consulta sobre el Pacto Fiscal en Jalisco es una simulación.

A la opinión Pública

Hagamos es un partido político local que, con el 6% de la votación, consolidó su registro, posee representación política en el Congreso del Estado de Jalisco, cuenta con 77 regidores y gobierna en cinco municipios.

Somos una opción política que surge como respuesta al deterioro de los partidos políticos en México. Hagamos recoge lo mejor de los valores de la izquierda democrática. Coloca énfasis en la igualdad, en las demandas más sentidas respecto a los derechos humanos, en el acceso a la educación, a la salud universal y al cuidado del medio ambiente. Nos proponemos ser expresión de la pluralidad de Jalisco, y al mismo tiempo, de esa ciudadanía que todavía no se organiza. Ser la expresión del cambio social y cultural que estamos viviendo, el partido de las libertades, de la constitucionalidad, del respeto irrestricto a la división entre poderes y el fortalecimiento de los equilibrios y contrapesos. 

El gobernador de Jalisco ha propuesto realizar una Consulta Popular sobre el Pacto Fiscal, bajo la pregunta: “¿Estás de acuerdo en que cada seis años, se revisen los términos de la Coordinación fiscal y la manera en la que la federación distribuye los impuestos, para que se decida si Jalisco se mantiene o sale de Pacto fiscal?”

Quienes integramos ‘Hagamos’, manifestamos:

I. Visos de inconstitucionalidad en la Consulta. Toda vez que el artículo 35, fracción VIII, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, destaca en su numeral 3º, que “no podrán ser objeto de consulta popular” los “ingresos, gastos y el Presupuesto de Egresos de la Federación”; el cual, a su vez, plasma, en términos presupuestarios, lo convenido en el Sistema Nacional de Coordinación Fiscal. Esto es, el Pacto Fiscal.

II. La revisión de “los términos” del Pacto Fiscal no puede surgir a petición de una sola entidad federativa, sino que debe dimanar en el seno de una Convención Nacional Fiscal y Hacendaria. La Consulta Popular, es un engaño, pues, aunque ganara el Sí, en el artículo 10 de la Ley de Coordinación Fiscal se le otorga a los Congresos Estatales, como representantes populares, la atribución de aprobar la salida del Sistema Nacional de Coordinación Fiscal. También es un engaño porque la actual situación de injusticia fiscal solo puede resolverse con una reforma a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para modificar la distribución de competencias tributarias que en ella se establecen.
También es una incongruencia, porque el ‘centralismo’ que se reclama al Gobierno Federal, es el mismo, y más exacerbado, que se aplica por parte del Gobierno de Jalisco a sus propios municipios.

III. En las reglas con las que se articula el Federalismo Fiscal en México, en especial el Sistema Nacional de Coordinación Fiscal (SNCF) que data de 1980, no existe una salida que no implique severos costos. Si una entidad desea salir del Pacto Fiscal, por que considera que recibe un trato injusto y su aportación a la recaudación no se corresponde con los recursos que el Gobierno Federal le retorna, entonces el Congreso Local de esa entidad federativa puede dar por terminado el Convenio de Adhesión al SNCF y comunicarlo así al Gobierno Federal. 

IV. Si Jalisco abandonara el Sistema Nacional de Coordinación Fiscal, perdería casi todas sus participaciones federales y debería establecer sus propios impuestos estatales, en materias como: las ventas, el ingreso de las personas físicas, las ganancias de las empresas o los consumos especiales (tabaco, alcohol y gasolina), sin que el Gobierno Federal reduzca las tasas que hoy aplica en impuestos como el IVA, el ISR o el IEPS (impuesto especial sobre producción y servicios). El resultado sería una catástrofe económica: los contribuyentes de Jalisco pagarían dobles tributos (uno al Gobierno Federal y otro al Gobierno Estatal) sin la certeza de mantener el nivel de ingresos y ahuyentando la inversión a otras Entidades Federativas. 

V. Hagamos considera que, con las reglas de coordinación fiscal vigentes, no hay una salida que represente un futuro mejor para los estados, y que cualquier intento apresurado por salir del Pacto Fiscal, resulta irresponsable, ya que no atiende sino a propósitos de protagonismo político, sin aportar en realidad ningún beneficio para Jalisco. 

Además, esta consulta resulta una simulación. Es un contrasentido que esta Consulta sobre el Pacto Fiscal se pretenda llevar a cabo, en momentos en que Jalisco padece de una andanada de concentración excesiva del poder político por parte de un Ejecutivo que avasalla y se atribuye la jefatura de los otros dos poderes

Atestiguamos una supeditación extrema del Congreso del Estado, a quien utiliza como instrumento o ariete para atacar a quienes considera sus adversarios personales y  se advierte un avasallamiento al Poder Judicial, hostigamiento y agravios a magistrados y jueces que no se pliegan a los intereses del Ejecutivo. 

Atestiguamos acciones ilegales, persecución política y judicial a quienes discrepan con el Ejecutivo y socavamiento a la autonomía de la Universidad de Guadalajara, a los entes autónomos y al Comité de Participación Social del Sistema Estatal Anticorrupción. Las pretensiones de este gobierno, bajo la gravedad de las circunstancias por las que cruza Jalisco arrojan, si acaso, un olor oportunista de acto anticipado de campaña.

Para revisar y ajustar mejor nuestro federalismo fiscal, ‘Hagamos’ propone trabajar en los consensos necesarios para una nueva Convención Nacional Fiscal y Hacendaria y una reforma a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para que se distribuya de manera más equitativa las fuentes tributarias. 

¿Cómo denunciar?

La reclamación de indemnización deberá presentarse por escrito, debiendo contener como mínimo: (Art. 22 de la LRPEJ)

  1. La entidad pública a la que se dirige.
  2. El nombre, denominación o razón social del promovente y, en su caso, del representante legal, agregándose los documentos que acrediten la personería, así como la designación de la persona o personas autorizadas para oír y recibir notificaciones y documentos.
  3. El domicilio para recibir notificaciones.
  4. La petición que se formula, agregando un cálculo estimado del daño generado.
  5. La descripción cronológica, clara y sucinta de los hechos y razones en los que se apoye la petición.
  6. La relación de causalidad entre el daño producido y la actividad administrativa irregular de la entidad.
  7. Las pruebas, cuando sean necesarias, para acreditar los hechos argumentados y la naturaleza del acto que así lo exija.
  8. Nombre y domicilio de terceros en el caso de existir.
  9. El lugar, la fecha y la firma del interesado o, en su caso, la de su representante legal.

Hagamos que no se habite la Villa Panamericana

La tragedia que hoy sufrimos con la Villa Panamericana comenzó con su construcción entre 2009 – 2011 sin un plan de sustentabilidad, que comprometió la inversión de 1,200 MDP. Después de los Juegos Panamericanos duró 8 años abandonada por el gobierno del estado por no tener las condiciones de habitabilidad y así fue vendida a Green Life Capital empresa de exfuncionarios. El 3 de septiembre de 2019 el gobernador decretó a El Bajío como Zona de Recuperación Ambiental lo que parecía cerrar toda posibilidad de venta. Pero en agosto de ese mismo año se promovió el juicio de nulidad contra el Ayuntamiento de Zapopan por la omisión de llevar a cabo el proceso de entrega-recepción que abrió la puerta a lo que hoy se tiene.

Posteriormente, El TAE ordenó a Zapopan el 4 de junio de 2021 que entregue la habitabilidad de la Villa Panamericana con ello cayendo en un exceso de competencias. El 8 de Julio el Ayuntamiento presentó un recurso de apelación a la sentencia del TAE pero la Sala Superior confirmó el fallo el 15 de julio apoyando el negocio antes que al medio ambiente. 

En este contexto el 6 de agosto una militante de nuestro partido promovió un Juicio de Amparo Indirecto que busca detener las siguientes afectaciones:

• Que se agote la última zona de recuperación de agua.

• Evitar un desastre, ya que la zona de El Bajío se encuentra sobre una falla geológica.

El instrumento jurídico busca que:

• Se llame a juicio a todas las personas que se consideren con una afectación de habitarse la Villa Panamericana.

• Que el TAE no invada la competencia del Ayuntamiento con su fallo y que contemple una óptica progresiva de los derechos humanos. 

Desde Hagamos les decimos que no vamos a permitir que se habite la Villa Panamericana, porque creemos que la ciudad y el estado debe ser para todas las personas. Nuestra lucha es con los argumentos científicos y jurídicos, con la visión de una ciudad que es el espacio de todas las personas que la habitamos, por eso nuestra lucha es para que Hagamos que no se habite la Villa Panamericana.

ATENTAMENTE 

HAGAMOS JALISCO 

Guadalajara, Jalisco a 16 de agosto de 2021

Al pueblo de Jalisco

La situación de inseguridad pública que prevalece en Jalisco se ha hecho insostenible, escalando a niveles alarmantes que no solo evocan a la indignación, sino al miedo. No únicamente nos han quitado la tranquilidad, sino que nos han despojado de lo más valioso, de las y los nuestros. La escalada de inseguridad se refleja en las decenas de personas desaparecidas que son arrebatadas de las familias jaliscienses, para quienes parece no existir la justicia. Estamos en una completa indefensión ante la incapacidad del estado de garantizar la vida de sus habitantes, de soluciones que nos permitan vivir en paz. 

El pasado 8 de mayo despertamos con la noticia de la desaparición de los hermanos José Alberto, Ana Karen y Luis Ángel Moreno González, quienes fueron sustraídos de su domicilio y privados de la libertad por un comando armado, para ser encontrados sin vida la mañana del domingo 9 de mayo. 

Esto no puede seguir así. 

En Hagamos exigimos la separación inmediata del Fiscal General, Gerardo Octavio Solís Gómez, quien en su reiterada incapacidad al abordar estos lamentables hechos, hace insostenible su permanencia en el cargo. Un estado que no puede garantizar el bien más preciado, el de la vida, es incapaz de resolver las exigencias de justicia y bienestar a los que todas y todos debemos tener acceso y que constituyen las condiciones de la libertad.

A su vez, exigimos la coordinación con los otros órdenes de gobierno y la implementación de una política integral que devuelva la paz a Jalisco. No podemos seguir viviendo con miedo, dominados por el crimen y la impunidad. Es hora de que las autoridades y sus instituciones atiendan a sus objetivos, que respondan, que solucionen. 

Atentamente

Hagamos

Guadalajara, Jalisco a 12 de mayo de 2021

HAGAMOS CUANTO ESTÉ EN NUESTRAS MANOS POR LA AUTONOMÍA Y LA ESTABILIDAD POLÍTICA DE JALISCO.

Jalisco enfrenta momentos difíciles. Como el planeta, como el país, por la pandemia, la crisis económica resultante y la pérdida de vidas al Covid19. Pero también por una situación de inseguridad que causa creciente preocupación a las y los jaliscienses, y por una relación ambivalente con la federación. Ahora debemos sumar a este panorama una crisis política en pleno proceso electoral.

Movimiento Ciudadano, el partido que gobierna y detenta el control del Legislativo, vive un momento turbulento: más allá de los lamentables problemas de salud en la familia de uno de sus cuadros –con los que nos solidarizamos–, anuncios súbitos y desconcertantes cambios y declinaciones que obligan a pensar que en su interior ha fallado aquello que da sentido a la vida de los partidos: la política. Esto, sin embargo, dista mucho de ser un problema ajeno al resto de las y los jaliscienses, con y sin partido si al final resulta que se compromete el aliento federalista que hasta ahora nos había caracterizado como entidad y que bien podría quedar en entredicho, asunto doblemente grave de cara a una crisis sanitaria y económica nacional y global.

Morena, el partido que gobierna a escala federal, ha refrendado, paradójica y predeciblemente, su falta de compromiso no sólo con un espíritu federado sino, más grave aún, con los principios que supuestamente le dieron origen. No parece ya, al menos en Jalisco, el movimiento que se reputaba heredero de las luchas históricas de la izquierda ni uno que pretenda transformación alguna del contrato social: sus candidaturas, pobladas de nombres de militantes del PRI y del PAN de raigambre antigua y reciente data, apuntan a que el programa del que tanto se enorgullecen no es sino una fachada, y a que se aferran a los métodos tradicionales de la vieja élite al punto de que los resultados de sus presuntas encuestas para la selección de candidatos locales lleguen directo de la Ciudad de México, en sobre cerrado.

El destino de un Jalisco que se necesita fuerte, autónomo, solidario y gobernable no puede volver a recaer en las manos de una clase política que, de manera oportunista y autocomplaciente, atraviesa a varios partidos similares. Necesitamos una vida política que abreve de la experiencia en la administración pública y la tarea legislativa autónoma y vigilante, pero que también represente prácticas nuevas y principios sólidos e irrenunciables. Necesitamos una sociedad de ciudadanas y ciudadanos. Necesitamos no sólo sangre nueva sino ideas novedosas para encarar los problemas de siempre y los de ahora. Juntas, juntos, las y los jaliscienses debemos hacer cuanto esté en nuestras manos, en nuestras capacidades, en nuestras inteligencias, en nuestra imaginación, para hacer que 2021 sea un año de renacimiento y no de claudicación. Pongamos todas y todos lo mejor de nuestra experiencia, lo mejor de nosotros.

Hagamos.

LEY DE DESIGNACIONES PÚBLICAS ¡YA!

Los Poderes Legislativos en México, tanto el Congreso General (Senado y Cámara de Diputados) y los congresos locales cumplen funciones de representación, de legislación y de control, con respecto a la configuración de un Estado.

Por mandato constitucional, dentro de las funciones de control se encuentran las designaciones públicas que constitucionalmente deben nombrarse para cubrir diversos cargos de gran relevancia para la vida política, administrativa y jurisdiccional del país.

En este sentido, el pasado mes de junio, el Congreso de Jalisco designó a tres de los cinco integrantes del Consejo de la Judicatura local. Proceso que prometía ser transparente y eficiente.

La convocatoria demostró una gran voluntad de la Comisión de Seguridad y Justicia al establecer un procedimiento claro, donde por mandato constitucional intervino el Comité de Participación Social y las universidades de mayor prestigio. El proceso tenía como finalidad, generar las herramientas de evaluación, necesarias y justas, para la óptima selección de los nuevos integrantes del Consejo.

Sin embargo, la acción del poder legislativo dejó en evidencia sus verdaderos intereses; donde las condiciones políticas prevalecieron sobre las capacidades técnicas.

A partir de estos antecedentes y criterios arbitrarios, surgió de nuevo un tema integrado en la llamada “Reforma Anticorrupción 2.0”. En ésta, se define la necesidad de legislar en materia de designaciones públicas en el Estado de Jalisco.

La Mtra. Rosa Imelda Hernández Muñoz y Hagamos (entonces agrupación política), dieron a conocer la alternativa legislativa denominada #SinCuatesNiCuotas. Donde se propone ordenar los procesos de designaciones del poder legislativo local. Al hablar de una nueva Ley de Designaciones Públicas se manifiesta la necesidad de conformar un cuerpo normativo independiente, eficiente, técnico y con óptimos resultados.

No obstante, estamos a punto de vivir un nuevo proceso de designaciones relativas al Poder Judicial. Se emitieron tres convocatorias para elegir a cinco magistradas y cuatro magistrados del Supremo Tribunal de Justicia, así como a un consejero ciudadano del Consejo de la Judicatura.

Hoy, la legislatura tiene la oportunidad, por este proceso en marcha, de subsanar sus deficientes actuaciones. Evitar críticas y revuelos; como lo ha sido la autorización de deuda pública para el ejecutivo del estado o las constantes acusaciones al Comité de Participación Social del Sistema Estatal Anticorrupción, con la finalidad de defender sus propios intereses.

La sociedad está observando. Las decisiones en la oscuridad y de madrugada son vigiladas. Las y los jaliscienses estamos atentos al ejercicio de quienes ocupan cargos públicos; sus vicios y virtudes. El mensaje es claro, deben elegir a los mejores perfiles con base en los méritos; la participación ciudadana va aumentando, y más allá de la aspiración a algún cargo público, exigimos procesos limpios, transparentes y rendición de cuentas.

Jesús Alberto López Peñuelas.