ACARREO Y MANIPULACIÓN: LA CONSULTA SOBRE EL PACTO FISCAL EN JALISCO.

La consulta en materia del Pacto Fiscal, alentada de forma corporativa y clientelar por el gobierno de Jalisco, es un ejercicio ocioso, costoso, reiterativo de las facultades que ya tiene el Congreso del Estado, sin efectos prácticos en el contexto de la coordinación fiscal nacional, aislacionista, falto del espíritu federalista que siempre ha caracterizado a Jalisco, sustentado en cifras carentes de veracidad y abiertamente manipuladoras.

Por una Convención Nacional Hacendaria.

Si en realidad el Gobierno de Jalisco no desea salirse del Pacto Fiscal y, en cambio, busca reformas a la Ley de Coordinación Fiscal (Federal) necesita formular sus propuestas al Congreso de la Unión y debe participar en la Convención Nacional Hacendaria que el propio Congreso ha venido desarrollando desde marzo de este año.

Ocioso y costoso.

De acuerdo con el marco legal vigente, en particular el artículo 35, fracción II de la Constitución del Estado y el artículo 10 de la Ley de Coordinación Fiscal los Congresos Estatales tienen en todo momento la facultad de revisar los resultados de la coordinación fiscal y eventualmente proponer la salida del Pacto Fiscal. Por tanto, es ocioso y costoso proponer una consulta cuyo resultado, casi seguramente, respaldará, la facultad que ya tiene el Congreso del Estado para revisar el Pacto Fiscal. En todo caso hay muchos más temas urgentes para los Jaliscienses, como la recuperación económica, el combate a la inseguridad pública, el gasto en los servicios de salud, el regreso a clases 100% presencial, el abastecimiento de agua, el deterioro del medio ambiente o el aumento exorbitante de la deuda pública que ellos mismos causaron, con un crédito sin precedentes del que no han rendido cuentas y no hay información sobre su ejercicio. A esos temas deben dirigirse los esfuerzos del Gobierno del Estado y no a esta costosa “cortina de humo” sobre el “análisis del Pacto Fiscal”.

Visos de inconstitucionalidad en la Consulta.

El artículo 35. fracción VIII, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, destaca en su numeral 3º, que “no podrán ser objeto de consulta popular” los “ingresos, gastos y el Presupuesto de Egresos de la Federación”; el cual, a su vez, plasma, en términos presupuestarios, lo convenido en el Sistema Nacional de Coordinación Fiscal. Esto es, precisamente, el Pacto Fiscal.

Fines electoreros y propagandísticos.

En HAGAMOS creemos que las figuras de democracia directa, como la Consulta Popular, no deben ser el pretexto acomodaticio para “atropellar” el principio de legalidad sobre el que descansa todo Estado de Derecho. Ni que el discurso federalista, debe ser el oprobioso recurso que sirva a los propósitos electoreros de un Gobernador que busca proyección nacional con el uso de recursos públicos, de cara a la competencia por la presidencia de la República en 2024.

En el Partido Político Local “Hagamos”, denunciamos la simulación burda de un instrumento de democracia participativaque se hace llamar “Consulta sobre el Pacto Fiscal”, y que en realidad es un mecanismo de coacción contra servidores públicos y es utilizada de forma corporativa y clientelar como un instrumento anticipado de campaña al servicio del gobernador, que más ha endeudado a Jalisco.

ATENTAMENTE

HAGAMOS JALISCO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *